CAOS en la zona obras del KM. 7 se debe a ESCASA colaboración de la COMUNA de CDE

1654

El caos que existe en la zona de obras del superviaducto en el Km. 7 en gran medida se debe a la falta de señalización, información y la casi nula colaboración de la comuna para mantener especialmente el orden en el tránsito. Los “zorros” de la comuna están muy ocupados bloqueando avenidas para que borrachos hagan su farra mientras la ciudadanía está abandonada por la administración municipal de Miguel Prieto.

El plan de usar vías alternativas para evitar el caos no está funcionando muy bien por la casi nula colaboración de la comuna que solamente divulgada “folletos” y no realiza ningún trabajo operativo en la zona y en las calles alternativas.

El Plan de Desvío de Tránsito, que entró a regir el pasado domingo 10 para el inicio de la construcción del Multiviaducto del Km 7 de Ciudad del Este, es ejecutado conforme a lo previsto, afirmaron técnicos de la Superintendencia de Obras y Desarrollo de Itaipu. Recomiendan utilizar calles alternativas para mejorar la circulación de vehículos en la zona.  La medida se extenderá durante los 16 meses de ejecución del proyecto.

El caos es el las avenidas colectoras San Blas y Monseñor Rodríguez

Para hacer efectivo el plan es importante conocer y utilizar las calles de desvío que previamente fueron readecuadas por la Binacional y que circundan la obra central ubicada en la intersección de la Ruta 02 PY (Ruta VII), con las avenidas Perú y Julio César Riquelme. Las vías están distribuidas en varios puntos, tanto en el lado sur (Monday) y norte (Acaray).

Según el ingeniero Fernando Barúa, jefe del Departamento de Infraestructura y Mantenimiento de la Entidad, actualmente las colectoras (avenidas San Blas y Monseñor Rodríguez) cuentan con un tránsito volumétrico lento, pero, a su vez continuo.

 “Podemos destacar que ahora nos encontramos en la etapa de adaptación por parte del público, del usuario, y calibración de todas las medidas que podamos regular, para dotar de mayor fluidez al tránsito”, explicó Barúa. “Esto es algo que solamente se puede realizar en la práctica, en base a los hechos concretos. El público se está adaptando a la nueva realidad, conociendo los nuevos desvíos”, añadió.

El ingeniero resaltó la importancia de que el usuario maneje la información, para no entrar directamente en conflicto y buscar la solución a eventuales problemáticas que puedan surgir en algunos puntos.

Solo la Patrulla Caminera, en ciertos horario aparecen en la zona de obras del Km. 7. En las colectoras no aparecen los «zorros»

Destacó, entre otros puntos, que en base a un monitoreo constante se observó que el tránsito por las calles de desvío, tanto sur como norte, no se están utilizando aún en la medida de lo esperado. Mencionó, por consiguiente, que es importante fomentar el uso de las mismas y descomprimir así el tráfico en las calles colectoras.

Para la entrada a Ciudad del Este se destacan dos puntos específicos que los automovilistas pueden considerar para evitar llegar hasta la zona central de la obra: el primero, utilizando la calle Manuel Franco, ubicado en el kilómetro 9; y, el segundo, optando por Rafael Barret, situado en el kilómetro 8.

Ambas vías conducen hasta la calle conocida como Batallón 40, que conecta igualmente con varias arterias que empalman directamente con la colectora Monseñor Rodríguez, en zonas apartadas del kilómetro 7. 

Por otro lado, para la salida de la ciudad el punto central a ser considerado es el kilómetro 5,5, conocido como La Blanca. Allí, el usuario puede desviar su trayecto tomando la avenida Bicentenario, que conduce hasta – entre otras opciones – las calles República de Colombia y Fortín Toledo. Ambas vías empalman con la avenida Perú que, a su vez, ofrece varias opciones de salida nuevamente hasta la colectora San Blas.

Comments

comments