De nuevo agentes de INVESTIGACIONES en lo que saben hacer DELINQUIR

738
Tres de los cuatro polibandis de Investigaciones.

Cuatro agentes de Investigaciones, del Alto Paraná, estarían metidos en un caso de rapto e intento de asesinato de un joven. Tres ya fueron detenidos. Todos actúan en la zona al mando del cuestionado comisario, Javier Flores, quien ya tiene antecedentes. No se debe olvidar del caso de robo a chinos al inició de la cuarentena por el COVID19, que sigue en la nebulosa e impune. Hasta cuando el ministro del Interior, Euclides Acevedo, va a mantener las estructuras de los uniformados que antes de velar por la seguridad, delinquen.  

Tres agentes del Departamento de Investigación de Delitos de la Policía Nacional, regional Alto Paraná, fueron detenidos por efectivos del Departamento Antisecuestros.

Los detenidos son los suboficiales Marcos Javier Méndez Villalba, Diego Osvaldo Cáceres Benítez y Carlos Acuña, todos del Departamento de Investigación de Delitos del Alto Paraná. La fiscal Estela Mary Ramírez ordenó la detención de los mismos dentro de la investigación del rapto e intento de homicidio, cuya víctima es Ronny Alex Benítez Ferreira, presunto vendedor de autos, quien reconoció a ambos por medio de fotografías.

Comisario Javier Flores, jefe de Investigaciones en Alto Paraná.

Un cuarto agente está, igualmente involucrado pero no fue procesado, ni detenido. Se trata del oficial inspector Wilson Insfran, jefe de grupo de los primeros tres detenidos también esté involucrado en el caso.

El joven Ronny Alex Benítez Ferreira, de 31 años, quien fue raptado. Luego de ser liberado reconoció a los ahora detenidos como los responsables del hecho. Mencionó a un tercer policía que fue también detenido

Los funcionarios policiales raptaron a la víctima con la intención de asesinarlo y quemarlo dentro de su auto, pero este logró escapar.

Karina Caballero, agente de investigaciones, a cargo del comisario Flores acusada de robo a chinos. Impune.

Los tres agentes serían imputados por tentativa de homicidio y privación ilegítima de libertad, teniendo en cuenta que no existe un acta del procedimiento. También mencionó que más policías de otras dependencias están en la mira del Ministerio Público.

El comisario principal Javier Flores, jefe de Investigación de Delitos, dijo a los medios de prensa que supuestamente lamenta que policías estén implicados en este grave hecho, y más aún porque son de un departamento a su cargo.

Según versiones, los ahora detenidos fueron hasta una vivienda aledaña al lugar donde el joven Benítez Ferreira fue raptado, ingresaron al sitio y retiraron el DVR del circuito cerrado. Una hora después devolvieron el aparato a los dueños, pero luego de borrar las evidencias del hecho. Ya luego de que Marcos Méndez y Diego Cáceres fueran detenidos, los dueños de la casa reconocieron a ambos como los que fueron a solicitar el aparato bajo el argumento de que estaban investigando un hecho punible.

Al enterarse de ese detalle importante, la fiscal ordenó la incautación de dicho aparato DVR para el peritaje de los elementos informáticos y de comprobarse que el contenido fue borrado, los policías estarían complicando aún más su situación procesal, pues se trataría de un nuevo hecho de obstrucción a una investigación penal.

Comments

comments