Echan a trabajadores municipales por no APOYAR a Prieto, pero mantienen a PLANILLEROS

241

El intendente de facto de Ciudad del Este, Miguel Prieto Vallejos, estaría detrás de la desvinculación de 95 trabajadores municipales. La represalia es por negarse a trabajar por su candidatura y por la de su cuñado Pedro Acuña, aspirante a concejal. Todos los rajados estaban cumpliendo funciones. En contra partida mantienen a planilleros cobrando jugosos salarios. El director de Talento Humano, Vidal Vázquez, al tratarse de justifica la situación revelo que van a malversar los fondos públicos, que es lesión de confianza con expectativa de cárcel de hasta 10 años.

En total son 95 los funcionarios quienes fueron rajados. El trabajo sucio lo hace el intendente títere, Hugo Benítez y el director de Talento Humano, Vidal Vázquez, hurrero de Prieto.

Vázquez no revelo de que dependencias son los echados, pero desde la Intendencia indicaron que todos los desvinculados estaban cumpliendo funciones. Este funcionario solamente habla con la prensa amiga.

El responsable del personal en declaraciones a ABC Color, dijo que supuestamente el objetivo es una racionalización y optimización.

Pero los propios funcionarios lo desmienten y afirman que es una persecución por que se niegan a trabajar por la candidatura de Prieto y la de su cuñado y recaudador, Pedro Acuña.

Pedro Acuña y Miguel Prieto.

Indican que la orden para que sean echados lo dio el propio Prieto, quien amenazó con echar a más gente.

Y el propio Vázquez, lo confirmó en sus declaraciones al medio capitalino, diciendo que podría haber más despedidos.

El citado hurrero de Prieto convertido en funcionario, dijo que con el despido de los 95 la comuna se queda con 2.200 funcionarios.

Posteriormente revelo que están orquestando una malversación de fondos públicos. Se aprobó una ampliación del presupuesto para 2021 con más de 19 mil millones para salario de jornaleros.

Alejandro Anisimoff y su esposa.

Vázquez dijo a ABC Color que esa plata se va a usar para pagar indemnización. Esto es revelar un dolo. Usar un dinero destinado a un rubro, a otro distinto, es malversación, que está penado como delito de lesión de confianza con expectativa de pena de hasta 10 años de cárcel.

Pero lo peor de todo esto es que mientras echan a funcionarios que si trabajan mantiene a planilleros. La larga lista es encabezada por el ladrón de Alejandro Anisimoff, padre de Alison Anisimoff.

Comments

comments