Gobierno quiere “TAPAR” su ineficiencia CASTIGANDO a la POBLACIÓN

147

La determinación del gobierno del presidente Mario Abdo Benítez de regresar a Ciudad del Este y el Alto Paraná, a la fase cero de la cuarentena por el COVID19, no es otra cosa que intentar tapar su propia ineficiencia. Y castigar a la población que en algunos sectores está pasando hambre.  El sistema de salud de la región se quedó sin insumos, y las camas de terapia ya están ocupadas en un 100%. En todo este tiempo de 2 camas de UTI, se pasó a 6 y solo eso. Pese a que los millonarios desembolsos la infraestructura sigue casi la misma. Los hechos de violencia que se registraron en la noche del miércoles 29 de julio, no se justifican, pero podrían repetirse.

El ministro de Salud, Julio Mazzoleni, quien, de héroe, paso a villano, en esta cuarentena por el coronavirus, con mucha pomposidad anunció que las camas de terapia en CDE se triplicaron. Pero luego alguien le pregunto que de los números y dijo que de 2 camas pasaron 6. O sea casi nada, y los números catan solo.

El gobierno una vez más quiere que la población cargue con los problemas pese a que se destinaron 1.600 millones de dólares para enfrentar la situación de emergencia, pero los beneficios a la ciudadanía casi no llegaron.

Las primeras manifestaciones fueron pacifica pidiendo trabajo y comida. El gobierno los ignoro.

Desde que comenzó la cuarentena y se dispuso el cierre de la frontera la actividad comercial y económica de CDE y de toda la zona metropolitana del Alto Paraná quedo paralizada. Desde allí ante las protestas pacíficas que se realizaban pidiendo trabajar y comida, ya se advertía de que el propio gobierno estaba convirtiendo la zona en un polvorín que podría estallar en cualquier momento.

Las medidas adoptas como la reducción de los tributos para el Régimen de Turismo solamente beneficios a unos pocos y en especial a coimeros de las aduanas. Mientras el “delivery” transnacional no paso de ser un cuento.

El cierre de la frontera paralizo el comercio y dejo sin trabajo a miles de personas. El gobierno nunca presento una alternativa real y aplicable. Solo parches.

Mientras funcionarios estatales como el doctor Guillermo Sequera permanentemente satanizaban a CDE con informaciones que no se ajustaban a la verdad como el hecho de que supuestamente el aeropuerto de Foz esta hiperconectado al de San Paulo. Mentira.

Lo que ocurrió en la noche del miércoles 29 es lo que se venía advirtiendo, y estos podría repetirse.

Pero no es solo el gobierno el responsable. Las autoridades como el intendente Miguel Prieto, quien aprovecho la situación de emergencia para hacer negociados; y el gobernador, Roberto González Vaesken, quien se puso a hacer campaña política con el problema, también entran en las lista de los que llevaron a la ciudadanía al borde del caos social.

Comments

comments