Desarticulan la mayor ORGANIZACIÓN de contrabandistas de CIGARRILLO en la FRONTERA

448

La Policía Federal (PF) desmonto lo que sería la mayor organización de contrabandistas de cigarrillos que actuaba en la frontera. La gavilla por día hacia cruzar 200 embarcaciones de los productos a través del Lago de Itaipú. Los agentes federales indicaron que el jefe del grupo está detenido en Asunción, no dio el nombre, y otros integrantes de la banda están escondidos en territorio paraguayo. Fueron detenidos al menos 20 personas. Quedo además evidenciado una vez más que el contrabando de cigarrillo está vinculado al tráfico de drogas.

La operación “Contorno Norte” fue realizada en dos estados brasileños que tienen frontera con el Paraguay. La Policía Federal brasileña informó que cuatro sospechosos están prófugos en Paraguay.

El sospechoso de ser el jefe de la organización criminal está preso en Asunción, Paraguay. Una orden de arresto fue cumplida contra él, sin embargo, el sospechoso ya estaba detenido hace unos 40 días por otros delitos. No se dio el nombre, pero podría ser Luiz Henrique Boscatto, quien fue detenido en el aeropuerto internacional de Luque.

Para la PF, esa es la mayor organización criminal que ya actuó en el país con contrabando de cigarrillos. Los integrantes abastecían todo Brasil y, según la PF, mandaban cigarrillos hacia Europa. Ellos actuaban de forma extremadamente organizada, conforme a la PF.

La organización tenía una jerarquía: jefes, gerentes, entre otros «cargos». La PF informó que, además de contrabandear cigarrillos, los sospechosos hacían tráfico de drogas.

Los federales informaron que desde 2016 y hasta la fecha decomisaron 156 camiones y otros 60 vehículos que eran utilizados para el contrabando.

El grupo criminal también utilizaba barcos.

Doscientos barcos, por día, cargaban los cigarrillos que luego eran llevados a los camiones. Las embarcaciones circulaban por el embalse de la usina de Itaipú.

Según la PF, 105.000 cajas de cigarrillos fueron incautadas, totalizando 52 millones de paquetes.

La organización utilizó 6,7 mil líneas telefónicas registradas, conforme a la PF, en nombre de terceros para que los crímenes fueran practicados.

Comments

comments