Lanzan recomendaciones para evitar incendios forestales en zona de la Reserva de Biósfera

92

Los incendios forestales constituyen una de las amenazas más frecuentes y graves para los patrimonios naturales conservados en el territorio. Además de fortalecer los mecanismos de control y combate a este tipo de eventos, la Entidad Binacional apela al compromiso ciudadano para evitar que el fuego ponga en riesgo las áreas protegidas y demás ecosistemas de la región. Algunas de las recomendaciones para evitar los incendios forestales en las áreas protegidas y cualquier otro ecosistema con vegetación son no arrojar cigarrillos encendidos, no tirar botellas ni vidrios para evitar el efecto lupa con los rayos del sol, no hacer fogatas ni quemar basura y evitar usar fuego para eliminar la cobertura vegetal.

En caso de que se detecten incendios forestales, es importante comunicar inmediatamente a los cuarteles de bomberos o a las personas encargadas del sitio en cuestión, indicando la ubicación y la magnitud de la quemazón. Se recomienda evitar acercarse al fuego o iniciar el combate debido al riesgo que representa esta acción.

Las causas más comunes de incendios en las áreas protegidas que constituyen son la quema para renovación de pastizales, la quema de desmontes para cultivos, hoguera de excursionistas, y –principalmente- la acción de pescadores y cazadores furtivos. A raíz de estos eventos, se pierden valiosa fauna, zonas boscosas únicas (como el Bosque Atlántico del Alto Paraná), áreas agrícolas y zonas de regeneración natural y artificial mediante reforestación.

Los incendios en bosques, pastizales, humedales y otras formaciones naturales ocurren especialmente en época de sequía, posterior al invierno. En los últimos años fueron registrados numerosos casos dentro de las áreas protegidas de ITAIPU, que incluyen reservas, refugios y franja de protección del embalse.

Los guardaparques y personal designados a las unidades de conservación, con el apoyo de los bomberos de la Binacional y bomberos voluntarios, hacen frente a esta amenaza sobre los recursos naturales.

Considerando que la sequía podría prolongarse o intensificarse en los próximos años debido al cambio climático, se está fortaleciendo los mecanismos de control y combate de incendios forestales a fin de lograr una respuesta rápida y efectiva. Entre las gestiones realizadas por la Entidad, es oportuno mencionar la adquisición de equipos y herramientas especiales para combate de incendios forestales y el fortalecimiento y la capacitación de recursos humanos.

La Reserva de Biósfera ITAIPU abarca más de un millón de hectáreas de territorio ubicado en la cuenca hidrográfica del embalse de la hidroeléctrica binacional, en los departamentos de Alto Paraná y Canindeyú. La zona fue declarada reserva de biósfera por la UNESCO en junio del 2017, durante la 29a Asamblea del Consejo Internacional de Coordinación del Hombre y de la Biósfera.

Comments

comments