Madre de BRASILEÑA desaparecida en CDE teme lo PEOR y clama por AYUDA

1232
Panfleto con la foto de Aline, distribuido en el centro de CDE.

La brasileña Aline Pereira da Silva, desaparecida en CDE, desde 13 de julio de 2018, soñaba con ser atleta. Así afirmó la madre de la misma, Clarice Fatima da Silva, quien dijo que teme lo peor y clama ayuda. El novio de la misma, Carlos Santos, aparece como responsable, pero también está desaparecido. Todo esto es vinculado al millonario “negocio” de la comercialización ilegal de anabolizantes y suplementos vitamínicos en la frontera.

Un desesperado pedido de ayuda hizo la mamá de la joven Aline Pereira Da Silva, de 23 años, desaparecida desde hace más de un mes, al igual que su novio con quien vivía en el Paraná Country Club de Hernandarias. «Esto es lo peor del mundo», dijo Clarice Fátima da Silva, quien llegó desde Rio Grande Do Sul clamando la ayuda del consulado brasileño en la capital del Alto Paraná.

Aline trabajaba en una farmacia de Ciudad del Este y también practicaba para ser boxeadora. Hace unos meses, se relacionó con Carlos Enrique Santos do Nascimento (37), quien también está con paradero desconocido. La joven, nacida en la ciudad de Marau (Rio Grande do Sul), tuvo el último contacto con sus parientes el viernes 13 de julio pasado. Su caso está en manos de la policía paraguaya, brasileña y también fue notificada la Interpol.

Carlos Santos

«Es perturbador. No consigo dormir de noche, tengo pesadillas, no puedo comer. Es lo peor del mundo. Aunque haya ocurrido lo peor, necesito saber lo que pasó», dijo Clarice a la prensa, tras entrevistarse con el vicecónsul brasileño que le prometió ayudas.

La joven desaparecida había tenido un accidente de moto, según explicó por wasap a sus familiares, y aprovechó el tiempo de reposo para realizarse un implante de siliconas. Incluso debía realizarse una serie de seguimientos a su cirugía, pero solamente asistió una vez al sanatorio.

Clarice afirmó que ya movió cielo y tierra buscando a su hija, pero en todo este tiempo no tuvo ninguna noticia. «Puedo decir que es mi última esperanza. Ya hice todo lo que estaba a mi alcance y hasta ahora sin retorno. Vine a pedirles que me ayuden.

Con información de Crónica.

Comments

comments