Megatendencias 2020-2025: El debilitamiento de Ciudad de Este

1296

Tengo una idea. Hubo una época en que Ciudad del Este fue la Sao Paulo del Paraguay. La ciudad de negocios más dinámica del país. Cuánta ¨saudade¨. Fue en el siglo pasado, la era de los ¨sacoleiros¨, posterior al boom económico derivado de la construcción de la Itaipú Binacional. Aún recuerdo las filas de millares de buses de carga, de color blanco, en la BR277, con capacidad para apenas 10 viajeros. Le sacaban las ¨poltronas¨ para llevar toneladas de mercadería de contrabando. Yo mismo viajé en uno de ellos, como ¨polizón¨, trabajando como consultor de organismos internacionales, para saber cómo funcionaba el ¨esquema¨. La mayor parte de la venta al Brasil no era turismo de compras; el modelo era la reexportación informal para revendedores de todas las ciudades del Brasil. Líneas de teléfonos brasileras ¨mau¨ conectadas en territorio paraguayo, funcionaban como call centers con millares de empleados brasileros que recibían los pedidos en el día ¨N-1¨, para que, en el día ¨N¨, ¨sacoleiros¨/¨muambeiros¨ que funcionaban como mulas de ricos patrones que estaban, por ejemplo, en Sao Paulo, abarrotaran las tiendas de ventas al por mayor, que abrían a las 5 horas de la madrugada. Antes de la ¨era Amazon¨, CDE era la más eficiente estructura de entregas de mercaderías en cualquier punto del Brasil, en 24 horas.

COMPRAS NO PARAGUAI

Por aquel tiempo, los carteles de ¨Visite o Paraguai – Compre na Monalisa¨, una de las pocas tiendas por departamento que buscaba el turismo de compras genuino, estaban por todas las ¨rodovías¨ del Brasil, incluso ya desde Londrina o Curitiba. La Aduana funcionaba a la perfección, manejada con los militares, nunca había ambigüedades sobre el costo (irregular) de ¨aranceles de importación¨, que se pagaba por container. Como dicen en Brasil , ¨aquele tempo foi embora¨.

Algunas ¨megatendencias¨ específicas que están balizando el mundo hoy cuasi (des) globalizado, sumadas a las indefiniciones en políticas públicas multinivel (nacional, departamental y municipal), dan un escenario de ¨crónica de una muerte anunciada¨ de la ciudad más globalizada del Paraguay. Es el único rincón del país que habla más de 25 idiomas, negocia con decenas de países y donde un ¨cuidacoches de 12 años¨ conoce en tiempo real los tipos de cambio de diversas divisas y acepta propinas en más de cinco monedas diferentes. ¨Cuando crezcas podrás manejar una mesa de dinero¨, le dije una vez a un ¨mitaí¨ políglota que se me ofrecía como guía de estacionamiento y asesor de compras, que hablaba español, guaraní y portugués.

LA FORMALIZACIÓN COMERCIAL

El antiguo Pto. Pte. Stroessner, rebautizado como Ciudad del Este con la caída de la dictadura, ya tuvo un dinamismo comercial que lo ubicó en un momento dado como, repito, una ¨Sao Paulo del Paraguay¨. Era todavía un comercio informal. Pero, comenzó a formalizarse gradualmente, desde finales del siglo pasado hasta el 2008 aproximadamente – en especial entre los años 2002 y 2007, cuando los empresarios agrupados en la CCTI/ Cámara de Comercio de las TICs y la Cámara de Comercio y Servicios de CDE, trabajaban duro en gestión de políticas públicas. CDE tuvo de nuevo un período de auge comercial, industrial y de servicios, ya formal, que por poco deja a la pálida Asunción como una especie de Brasilia – donde casi todo lo que se recauda (en CDE y en todo el país) se convierte en gastos rígidos dentro del PGN. En esa época se bajaron impuestos para bienes de informática y telecomunicaciones: las importaciones subieron más de siete veces, y las recaudaciones se multiplicaron por cinco.

EL ESCENARIO ACTUAL

Es el siguiente: críticas al libre comercio con el resurgimiento del proteccionismo, guerra comercial de Estados Unidos vs. China y resto del mundo, más Brexit; apareció el coronavirus de la China, justo de donde se surten comerciantes de reexportación; trabas, cuotas y controles exagerados impuestos por el Brasil a las compras de turismo y a las reexportaciones desde toda la frontera; más la devaluación argentina que encarece las compras en Paraguay; apertura de tiendas libres de impuestos en Foz do Iguazú y; conflictos en Medio Oriente con sospechas de temas relacionados con el terrorismo en la triple frontera; entre otros.

Todo esto, sin las debidas contrapartidas en materia de políticas públicas nacionales de incentivo que incluyan beneficios impositivos excepcionales para los comerciantes de la zona; se acaba de anular el certificado de origen para el ¨business process outsourcing¨ dentro de las zonas francas. Por otro lado, persiste el incumplimiento de la N veces publicitada revitalización urbana y turística de la región. Y subsisten los problemas de seguridad en las calles y en el control de las actividades ilícitas; con extorsiones policiales; etcétera. Todas estas anomalías, van a acabar por debilitar a CDE, hasta convertirla en una ciudad moribunda.

BUENOS EMPRESARIOS, PERO MALOS POLÍTICOS

Pero no todo es culpa del gobierno. Los empresarios regionales tampoco han tomado decididamente el camino de invertir recursos para ¨hacer política de verdad¨ (como rezaba un cartel de la FIESP en el aeropuerto de Guarulhos: ¨Fiesp: tantos años haciendo política¨). Deben involucrarse, sin falsa pureza química, en la esfera pública. Se dejaron gobernar por caudillos sin integridad, durante décadas, y hasta ahora no tienen ningún concejal, diputado o senador que represente sus legítimos intereses en el mundo de las políticas públicas. Los ¨policy makers¨ no toman en serio a CDE, y la ciudad vive de los feriados del Brasil y de las compras de los ¨enriquecidos funcionarios de binacionales¨. Migraciones cobra elevadas ¨visas¨ a los turistas norteamericanos o de otras nacionalidades (reciprocidad de normas migratorias, nada de excepción), para pasar un rato desde Foz a comprar al Paraguay. Y así por delante, las frenéticas y madrugadoras ¨lojas¨ de CDE ya no tienen el ritmo que tuvieron en épocas pasadas. Ya no existen tiendas como Nave Informática, Icompy, Master y Compubras. Es como hablar de La Riojana. Es muy triste.

POLÍTICAS PÚBLICAS

El Estado paraguayo debe invertir, sobre todo, en el centro de Ciudad del Este, en forma decidida. Sin sonrojarse. Así como se construyen rutas para el sector agropecuario. El caos urbano desalienta al turismo de compras. Debe ser un Proyecto Urbanístico con presupuesto de inversión suficiente para la revitalización de todo el microcentro, en función al turismo de compras. El objetivo es establecer el más variado shopping de compras de marcas internacionales del cono sur.

Tiendas en calles peatonales, jardines, cables subterráneos, vías de acceso de mercaderías ordenadas, basureros estéticos, señalética y cámaras de seguridad de clase mundial, plazas de alimentación atractivas, servicios sanitarios de primer mundo, policía de turismo, tránsito ordenado, taxis renovados, centros de reclamos para turistas, zonas de ¨similares¨ exclusivas para ¨mesiteros¨, entre otros. Además, un Parque Temático para lo cual debe ser contratado un equipo de profesionales paraguayos para preparar el Gran Proyecto de Atracción de Inversiones de gran dimensión. El objetivo debe ser desarrollar el Business Plan preliminar y prospectar internacionalmente marcas de prestigio global.

La meta podría ser de estilo Disney. Este proyecto debería ser financiado con modelos innovadores de Alianzas Público Privadas. Es decir, en el mismo, se debe contemplar una gran inversión eventual del Estado paraguayo además de fondos internacionales privados. Por qué no. También es necesario pensar en un Parque Lúdico tipo Las Vegas, específicamente en un similar a Euro Las Vegas. Los europeos lo hicieron, ¿por qué no pensar en Iguazú Falls & Itaipú, como atractivos, combinando con una CDE de tiendas casi sin impuestos al aire libre? Lo cual podría ser un lugar ideal para la mayor zona de juegos de azar, de toda América Latina. Tampoco se debe olvidar, la vocación de la ciudad para industrializar productos, por cuenta y orden de otros jugadores internacionales (maquila), agregando valor nacional para el mercado brasileño. Si así no se hiciere, estamos delante de una ciudad sin comercio, sin inversión, sin industrias, sin empleo y sin ingresos. Y así, no da gusto.

Comentario publicado en el Diario 5 Días por VICTOR RAÚL BENÍTEZ GONZÁLEZ @victoraulb PRESIDENTE DEL CLUB DE IDEAS
PROFESOR DE LA FUNDACIÓN GETULIO VARGAS- BRASIL

Comments

comments