MIGUEL PRIETO y su desprecio hacia la VIDA, la FAMILIA, y los POBRES

1312
Una "obra" de la administración municipal de Miguel Prieto.

Una joven quien estaba embarazada perdió su bebe. Fue luego de haber sido desaloja, durante lo cual fue golpeada y fue agredida verbalmente, por orden del intendente Miguel Prieto. La decisión se argumentó en que estaban ocupando un predio municipal de dominio público. No mostro los documentos. Pero lo que más sorprende es que el propio jefe comunal ordeno a sus hurreros digitales escrachar a la víctima en las redes sociales buscando de esta manera “tapar” lo que hizo de mal, demostrando un desprecio hacia la familia, la vida, y los pobres.

Los familiares y amigos de la mujer que perdió su bebe dicen que todo es culpa de Prieto, quien ordenó el desalojo de la misma y de sus otros hijos. Todos fueron tirados en la calle, aunque el intendente dijo que serían reubicados y que la comuna se encargaría de cuidarlos.

La directora de CODENI, Valeria Romero, debía encargarse de atender a los menores, pero esta los dejo abandonados para ir a hacer campaña política. La misma priorizo su precandidatura a la concejalía.

La mujer embazada tras ser tirada a la calle por orden del intendente Miguel Prieto.

El domingo 31 de enero se conoció la información de que la mujer desalojada perdió su bebe.

El jefe comunal ordeno inmediatamente que sus hurreros ataquen a la mujer. Los mismos indican que Prieto no tiene la culpa que ella se haya embarazado. Otro indicó que no fue el intendente quien le abrió las piernas. Hasta le cuestionaron que sea pobre.

Usaron lenguaje de baja calaña. Despectiva contra la vida. Mientras los seguidores de Prieto cumplían su orden de menos preciar a la madre que perdió a su bebe, la ciudadanía se mostraba indignada por lo que ocurrió y esperan una explicación del intendente Prieto y de su directora Valeria Romero, quien ya fue su pareja igualmente.

Esta es la información que se divulga en las redes sociales al respecto:

Una mujer identificada como Bárbara López de 25 años, perdió ayer a su bebé de 8 meses de gestación, tras haber registrado complicaciones en su embarazo después de sufrir maltratos durante el desalojo de su familia. Según los datos, López vivía con sus 4 hijos de 2, 3, 5 y 7 años, en un excedente de tierra, situado en inmediaciones del Lago de la República, lugar al que el miércoles último llegaron funcionarios de la Dirección de Catastro de la Municipalidad de Ciudad del Este a informarles que deberían desocupar el espacio porque era un terreno de dominio público.

La mujer había pedido a los funcionarios municipales que le dieran tiempo, atendiendo a su avanzado estado de gestación, y también que tuvieran consideración con sus hijos, pues no tenían un lugar a donde ir, por lo que suplicó para que no los dejaran en la calle.

Sin embargo, los trabajadores de la Dirección de Catastro de la Municipalidad, se negaron al pedido y maltratándola hasta con improperios, procedieron a derribar la casita que con mucho esfuerzo habían construido, dejando a la familia sin techo, sin importar que se desataba incluso una tormenta.

La situación habría afectado de sobremanera a la embarazada, quien se descompensó, por lo que tuvo que ser trasladada de urgencia al Hospital Regional de Ciudad del Este, dónde se enteró de la peor noticia, su hijo, a raíz del mal pasar, había fallecido en su vientre.

Si bien en el reporte de la Municipalidad, indicaron que, supuestamente, trasladaron a los desalojados a viviendas de familiares, y aseguraban que, serían reubicados; vecinos de la familia denunciaron que los niños, y la mujer fueron abandonados a su suerte en el sitio, por lo que tuvieron que instalar unas chapas, para darles un techo.

Pero por la precariedad, no pudieron resguardarse de las lluvias que se registran todos los días en la zona, los chicos y la mujer embarazada durmieron en el sitio húmedo, pasando hambre e incluso frio, pues todos sus bienes se mojaron y se perdieron, exponiéndose a alimañas y a enfermedades.

Comments

comments