Obras del Km 7, avanzan y descontrol en el transito castiga a la CIUDADANIA

1318

Sin duda son auspiciosas los avances de las obras del superviaducto en el Km 7, de Ciudad del Este. Pero el problema es en el descontrol que existe en relación al tránsito en las calles paralelas y las alternativas habilitadas. La comuna esteña a cargo de Miguel Prieto no está haciendo su parte con la Policía Municipal, al igual que la Patrulla Caminera. Es que para ambas instituciones la zona ya no es un buen lugar para las coimas, y dejan de ordenar el tránsito.

En la zona del Km. 6,500 tanto sobre la avenida Monseñor Rodríguez como en la San Blas colocaron semáforos. Donde quedan los autos son tomados por vendedores informales, que sumado al descontrol que ya existe en el transito genera un caos que puede ser minimizado con la presencia de los funcionarios de la Policía Municipal.

Pero los funcionarios de la comuna no van al lugar debido a que no es una buena zona para estar coimeando, dejan descubierto el lugar y la ciudadanía es la única afecta.

Igual ocurre con la Patrulla Caminera. Los agentes quienes anteriormente estaban por la zona ahora desaparecieron.

En relación a las obras se informó que pese a las intensas y continuas lluvias registradas en lo que va del mes de diciembre en el Alto Paraná, las obras correspondientes a la primera etapa del proyecto Multiviaducto de Ciudad del Este, obra financiada por la Itaipú Binacional, presentan un importante avance, conforme a lo informado por la Superintendencia de Obras de la Entidad.

Los trabajos de perforación y cargamento de hormigón para la instalación de la pantalla de pilotes que sostendrán los dos puentes sobre la Ruta PY 02, se realizan sin contratiempos, al igual que las tareas de excavación a lo largo del paso inferior, que ya presenta un nivel mucho más bajo que la calzada anterior.

Asimismo, se realiza corte de taludes laterales que serán empastados en el futuro para evitar la erosión de las laterales de las estructuras; y las vigas de coronamiento que unen todos los pilotes, para dar rigidez a las pantallas.                                                                                                                       

Los trabajos se intensifican en las perforaciones para instalación de pilotes, que conformarán las llamadas “pérgolas”, estructuras que estarán conformadas por corredores flanqueado por columnas verticales (pilares) que soportarán vigas longitudinales. Se trata de los puentes de conexión entre las avenidas Julio César Riquelme y Perú.

Otro tema de singular importancia serían los prefabricados, como alcantarillas celulares para drenaje del arroyo Acaraymi y 34 vigas pretensadas, ya comenzarían a ser producidas en el último mes del año, para su posterior traslado al sitio de obras en el mes de enero. Cada viga tendrá una longitud de 28 metros.

En cuanto a lo ambiental, la Superintendencia de Obras indicó que se está realizando un importante inventario forestal, ya que algunas vegetaciones serán trasladadas a otro sitio. Es importante acotar que esta actividad está acorde a la Ley 4928/13, de protección al arbolado urbano, del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADES).

Con esta obra se dará solución definitiva al histórico atasco en el tráfico esteño en el km 7. La misma constituye el mayor paso a desnivel a ser construido en el país, con una inversión por parte de Itaipu en torno a US$ 11 millones, para descomprimir el tránsito de 100.000 vehículos que diariamente circulan en este punto.

Comments

comments