Padre e hijo fueron condenados por homicidio y no contentos amenazaron de muerte a fiscal.

1887

Este martes, el Tribunal de Sentencias integrado por Marino Méndez, Zunilda Martínez y Herminio Montiel, condenó a Rubén Darío Gamarra a 20 años de prisión y a su hijo, Francisco Javier Gamarra a 18 años de penitenciaría, por los hechos punibles de homicidio doloso y tentativa acabada de homicidio doloso, de acuerdo a la acusación sostenida por el fiscal penal Edgar Modesto Torales.

El hecho se originó el 28 de junio de 2017, a las 20.30 en el barrio Remansito, sector IV,  de Ciudad del Este, donde falleció William Daniel Navarro Silva de 15 años por un disparo de arma de fuego y también fue baleado su hermano Gregorio Navarro de 18 años.

La hermana de ambas víctimas, Liz Liliana Navarro estaba dentro de una vivienda con su hijo pequeño y llegó hasta el lugar su ex pareja Francisco Javier Gamarra, quien empezó a discutir con la mujer, maltrató al niño y ante el reclamo de ella, el hombre la abofeteó.

Esto hizo que la mujer pidiera auxilio a su hermano Willian, quien salió en defensa de su hermana y luego apareció otro hermano de nombre Gregorio Navarro y lograron sacar a Francisco de la casa, quien advirtió que regresaría para arreglar cuentas.

Efectivamente, volvió a bordo de una motocicleta en compañía de su padre, Rubén Darío y ambos desafiaron a los hermanos Navarro. Uno de ellos quiso apaciguar, pero fue empujado con una patada y cayó al piso.

William quiso defender a su hermano, pero Rubén Darío le disparó con un arma de fuego que llevó en la cintura. El hombre también atacó a su nuera, manipulando el arma al menos 4 veces, pero esta falló.

También atacaron al otro hermano, Gregorio quien sí recibió un disparo de arma de fuego en el cuello y cayó al suelo totalmente ensangrentado. Padre e hijo huyeron después de esa acción, pero fueron detenidos al menos un mes después.

Al término del juicio oral Francisco Javier Gamarra Notario, amenazó al fiscal Edgar Torales, al término del Juicio Oral y Público. Le hizo señas con el dedo, simulando gatillar un arma de fuego y seguidamente lanzó la siguiente expresión en guaraní: «No me voy a olvidar de tu rostro». 

Comments

comments