Patrulla Caminera y Policía Nacional en operación “DESPLUME” en CDE

512

Luego de dos semanas se reactivó la operación desplume que realizan funcionarios de la Patrulla Caminera o “Coimera” y de la Policía Nacional. Como una jauría de lobos hambrientos se amparan en la oscuridad. Se ponen en el límite entre los municipios de Presidente Franco y Ciudad del Este, para realizar controles con el solo objetivo de recaudar. O sea, coimear a los conductores incautos. Este tipo de procedimiento fue suspendido luego de la denuncia del esquema mafioso de los patrulleros, donde solo se cortó la cabeza. Todo el sistema sigue intacto y operando.

Comisario Carlos Benítez González y Víctor González Portillo.

Los patrulleros coimeros operan bajo las órdenes del nuevo jefe, Víctor González Portillo. La operación desplume se realiza juntamente con agentes policiales de la Dirección de Policía del Alto Paraná a cargo del comisario Carlos Humberto Benítez González.

El grupo de uniformados se ponen sobre la Ruta 07 Py, ex supercarretera de Itaipú, en el límite entre Ciudad del Este y Presidente Franco. Es una zona con poca iluminación y en los días hábiles y en especial en los horarios picos es un cruce muy conflictivo. Pero nunca los funcionarios de la Patrullera Caminera aparecen allí para dirigir y ordenar el tránsito.

Pero si aparecen para realizar la operación “desplume” junto a la Policía Nacional.

Solo para recaudar salen.

Los efectivos policiales son los primeros en abordar a los conductores. Piden documentos personales y del rodado y realizan las siguientes preguntas, «estuviste chupando» (e moko pio hina), «de donde venís, a donde te vas». Son preguntas sin sentido.

El uniformado mira los documentos y ya lanza la primera amenaza. «Voy a llamar a la Patrulla para que te haga el alcohotest». Cuando viene el patrullero antes de realizar el alcotest buscar alguna infracción, y si no cuenta nada allí hace el alcotest.

Sin duda realizan todo un “trabajo” de intimidación al conductor buscando un pero para poner forzar un “arreglo”.

Como si fuera una jauría de lobos hambrientos.

La coima puede ir de 100 hasta 1 millón de guaraníes. Si, las cifras son esas. Los conductores quienes cometan alguna infracción y más aún si estuvo tomando alguna cerveza u otra bebida son «desplumados».

Si el conductor no está en condiciones para manejar debe ser sacado de circulación. Pero este no es el objetivo. El propósito es recaudar.

Sin duda tras la destitución de Humberto Rojas y Mario Rivarola de la conducción de la Patrulla Caminera o “Coimera”, el esquema de coimas sigue todo igual y de nuevos los patrulleros están en la calle para recaudar, en algunos casos juntos a la Policía Nacional.

Comments

comments