Policías “PEAJEROS” en las nuevas RUTAS del CONTRABANDO desde la Argentina

632
Patrullera controlando y protegiendo a contrabandistas.

Efectivos de la Policía Nacional actúan de “peajeros” en las nuevas rutas del contrabando que ingresa desde la Argentina y pasa por plantaciones de soja y maíz en el sur del Alto Paraná. Las patrulleras se colocan en los caminos polvorientos o en los que cuentan con pavimento, para control el flujo de furgones. Cada uno debe pasar por las sedes policiales a pagar el “peaje” por transportar mercaderías que ingresaron en forma ilegal al país a través del río Paraná. La amplia franja fronteriza con territorio argentino, que es muy permeable.

Con la pandemia, y la cuarentena, las fronteras se cerraron. Pero los contrabandistas rápidamente abrieron nuevos pasos para meter las cargas en forma ilegal al país.

Patrullera en unas de las nuevas rutas del contrabando controlando el paso de los paseros.

Abrieron nuevas rutas para el contrabando proveniente de la Argentina, pasando por caminos que pasan por medios de plantaciones de soja y maíz.

La Policía antes de combatir el flagelo rápidamente también se adecuaron y “armaron” un esquema de cobro de una especie de “peaje” a los contrabandistas.

Todos los paseros (personas que transportan el contrabando) deben “pasar” por las sedes policiales para abonar el peaje, o sea la coima.

Furgón repleto de mercaderías metidas de contrabando desde la Argentina frente a una de las sedes policiales de la nueva ruta del contrabando.

Con esto los agentes evitan tener un contacto directo con los contrabandistas en los caminos. Pero montan “guardia” para saber quiénes están operando y si abonan el “peaje” correspondiente. Esto lo hacen mediante el número de chapas.

Un equipo periodístico de AHORA CDE realizó un recorrido y pudo comprobar cómo actúan los policiales “peajeros” del contrabando en la zona Sur del Alto Paraná.

Los contrabandistas meten las mercaderías desde la Argentina a través del río Paraná. En las orillas existen especies de puerto clandestinos, de difícil acceso. Los contrabandistas tienen todo un equipo de logística para poder sacar de la ribera los productos metidos en forma ilegal.

Haciendo negocios fuera del local acordado. Todo vale.

Los uniformados se aprovechan de esta situación para recaudar, de acuerdo a lo que pudimos observar. La patrulleras montando guardia en medio de la nada, en los caminos rurales es una señal de que por allí pasa una de las nuevas rutas del contrabando desde la Argentina.

Las comisarias que son puestos de peaje donde los contrabandistas deben abonar las coimas son:

La subcomisaria 012 del barrio San Miguel en el municipio de Presidente Franco, donde el titular es el subcomisario Jorge Aníbal López Arias.

Subcomisaria 030 de la colonia Italiano Kue, donde el responsable es el suboficial principal Carlos Amarilla.

Subcomisaria 036 colonia Jepopyhy, donde el encargado es el suboficial Juan Benítez Coronel.

Subcomisaria 056 del barrio San Isidro de la ciudad de Presidente Franco, titular el subcomisario José Cabrera

Datos obtenidos indican que igualmente que por la zona suele “aparecer” patrulleras de la Aduana que está destinado a la Coordinación de Operación de Investigación Aduanera (COIA). Pero los mismos antes de poner freno a la actividad van solamente también atrás de las coimas.

Comments

comments