Prieto debe RENDIR CUENTA por G. 11.500 millones usados en EMERGENCIA del COVID19

314
Miguel Prieto.

El intendente reelecto de Ciudad del Este, Miguel Prieto, debe rendir cuenta a la ciudadanía por compras y ejecución de obras por 11.500 millones de guaraníes realizados al amparo de la situación de emergencia por el COVID19. Son gastos realizados en 2020, que hasta el momento no se vieron las documentaciones. Hay claros indicios de sobrefacturaciones, y otros delitos como el uso de facturas de firmas “fantasmas”.  Mientras enfrentaba necesidades en medio de la pandemia la gavilla de Prieto dilapidaba el dinero de los contribuyentes. Varios de ellos hoy convertidos en concejales.

El intendente reelecto de CDE, Miguel Prieto, dilapido 11.500 millones de guaraníes del dinero de los contribuyentes y hasta ahora no presentó una rendición de cuenta documentada, ante la población esteña.

Los datos de la Dirección Nacional de Contrataciones Pública, revela que Prieto hizo cuatro procesos de compras dentro de la situación de emergencia por el coronavirus. Tres de ellos para compra de alimentos y una para insumos-

Se debe sumar el dinero destinado a la construcción del Pabellón de Contingencia, que nunca pudo ser utilizado para lo cual fue edificado.

Kit de alimentos sobrefacturados.

Las cuatros compras sin licitación, en forma directa, alegando situación de emergencia impostergable por el COVID19 suman 9.487 millones de guaraníes, de acuerdo a los registros de Contrataciones.

Mientras la construcción del Pabellón de Contingencia supuestamente demando la suma de 2.050 millones de guaraníes.

El monto por el cual debe rendir cuenta Prieto es por G. 11.537 millones.

Hay suficientes elementos que muestran que las compras de alimentos están groseramente sobrefacturadas. Aquí se debe incluir la despensa barrial “Tia Chela”, además del negocio vinculado al diputado colorado-cartista, Miguel Cuevas.

Hay evidencias de que se usaron facturas de firmas fantasmas.

No hay olvidar que el propio Prieto admitió la compra de tapa bocas de oro, que hasta el momento no fueron debidamente aclaradas. Pese a que se trató de “corregir” cambiando algunos documentos, pero esto empeoro la situación.

En la construcción del Pabellón de Contingencia se usó al Consejo Local de Salud, pero quien manejo la plata fue el propio Prieto con su gavilla.

Se anunció que la obra costo 2.050 millones de guaraníes, pero rápidamente aparecieron evidencias de una descomunal sobrefacturación superior al 100%.

Hay, y muchas evidencias. Pero hay recordar que no solo Prieto y su gavilla, cuyos integrantes varios de ellos se convirtieron en concejales, son los únicos responsables. Están quienes se prestaron a estas maniobras dolosas que causaron daño a la ciudadanía.

Comments

comments