PRUEBAN RESISTENCIA de la estructura del segundo puente

330

Se puso a prueba la resistencia de la estructura del segundo puente a condiciones climáticas extremas, especialmente a vientos fuertes. Fue en un túnel de viento de la Universidad Federal del estado de Rio Grande Do Sul, Brasil. Las pruebas fueron satisfactorias y los profesionales dijeron que la obra de la segunda pasarela internacional sobre el río Paraná es segura y esta en condiciones de soportar las variables meteorológicas. 

El proyecto del Puente de la Integración Brasil-Paraguay fue aprobado con honores en las pruebas de túnel de viento realizadas este mes en el Laboratorio de Aerodinámica de Construcciones de la Universidad Federal de Río Grande do Sul, el más solicitado en el país para pruebas de proyectos arquitectónicos.

El objetivo fue analizar la acción del viento en diferentes ángulos, utilizando modelos que simulan la estructura del puente, en construcción sobre el río Paraná entre Foz do Yguazú  y Presidente Franco, Paraguay. La iniciativa es del gobierno federal, con fondos pagados por la parte brasileña de Itaipú y la gestión del gobierno estatal, a través del Departamento de Carreteras del Estado de Paraná.

Los ensayos en el túnel de viento se realizan para puentes, edificios y otras estructuras cuya acción del viento es relevante en su diseño y comportamiento posterior a la construcción.

Permiten a los ingenieros determinar la naturaleza e intensidad de las presiones y fuerzas del viento que actúan sobre estructuras complejas o situadas en terrenos con condiciones complejas.

Foz se encuentra en la región con las mayores velocidades de viento de Brasil, una prueba como ésta resulta aún más esencial.

El simulacro fue realizado bajo la responsabilidad del profesor Acir Mércio Loredo Souza, doctor en ingeniería y director del mencionado laboratorio universitario, y acompañado por representantes de Itaipú Binacional, del Departamento Nacional de Infraestructura de Transportes (DNIT), del consorcio que construye el puente Construbase/Cidade/Paulitec).

Hasta entonces, las pruebas se realizaban en un modelo electrónico durante toda la fase de diseño, pero ahora, con el túnel, era posible verificar físicamente la acción del viento. Para las pruebas se construyeron dos prototipos a escala reducida: uno que representaba una parte del tablero y otro con el puente completo.

Los prototipos representan las formas geométricas de las estructuras, las masas y las resistencias de los materiales a escala y están equipados con sensores para medir los posibles desplazamientos y deformaciones.

En la prueba con el prototipo de cubierta, se evaluaron las velocidades del viento que pueden provocar la inestabilidad de la estructura. Un ejemplo práctico: el diseño inicial del puente se modificó para incluir una barrera de protección contra sobretensiones en todo el tablero.

 La presencia de esta estructura modifica el comportamiento del puente frente al viento, y la simulación pretende conocer las interferencias y modificaciones necesarias en el diseño o en la propia ejecución para mantener la estabilidad global de la construcción.

La prueba también permitió comprobar la necesidad de incluir absorbentes de impacto entre las duelas metálicas. La prueba del túnel de viento demostró que es posible prescindir de ellos.

En la prueba del puente completo, se evalúa el comportamiento no sólo de la estructura, sino también de la topografía local cuando se somete a las cargas de viento más variables. La estructura se gira cada 15 grados dentro del túnel para poder evaluar las acciones y reacciones de la estructura en todas las direcciones del viento. En cada rotación, es necesario construir un nuevo escenario que represente el relieve de los alrededores de la obra.

La prueba se realizó para confirmar, una vez más, que la estructura del segundo puente se está diseñando y se construyendo con total seguridad y estabilidad, de acuerdo con la normativa y preparada para soportar cualquier condición meteorológica.

Comments

comments