Publicación DESTACA relación de NARCO con el diputado Ulises Quintana

475

InSight Crimen (Visión Crimen) público con el título de: “Narcotráfico y protección política en Paraguay: el caso de “Cucho” Cabaña”, donde se resalta la relación entre el capo narco y el diputado Ulises Quintana, quien aspira ser intendente de CDE.  El portal de informaciones sobre el crimen organizado en América tiene su sede en EE.UU., afirma que “Cucho” financio la campaña de Ulises a la Cámara de Diputados. Revela quienes formaban parte de la organización criminal y cuál era la funciona de cada uno. El material está firmado por Angela Olaya y Sergio Saffó.

Abajo reproducimos el texto del material en su primera parte. Al final le damos el link de la publicación si desean leer todo el material.

El 28 de agosto de 2018, Diego Medina Otazú salió de Ciudad del Este en un Fiat plateado. La ciudad se encuentra en el corazón de lo que se conoce como la Triple Frontera, en los límites de Paraguay con Brasil y Argentina. Es un conocido centro de contrabando y criminalidad, y Medina hacía parte de por lo menos uno de esos esquemas criminales.

Según una acusación presentada por el Ministerio Público, el jefe de Medina, Reinaldo Cabaña Santacruz, le había encargado llevar US$190.000 en efectivo a Asunción, la capital del país. Aquel era un encargo especial para Cabaña, mejor conocido como “Cucho”, parte de un trato mayor: Cabaña traficaba drogas a lo largo de la frontera y necesitaba mover el efectivo para un acuerdo con un ambicioso socio que recién empezaba a emerger, quien además resultó ser un congresista paraguayo.

Pero a las 4 de la tarde, a medio trayecto hacia la capital, Medina fue detenido en un puesto de control rutinario de la policía (como más tarde lo denominaron las autoridades) cerca del municipio de Coronel Oviedo. Los agentes registraron el vehículo y encontraron un compartimento de doble fondo instalado en el asiento trasero de la camioneta, donde estaba oculto el dinero en efectivo.

El grupo de Cabaña solía usar compartimentos de doble fondo para mover drogas y dinero dentro y fuera de Paraguay. Sin embargo, dicho sistema no estaba exento de defectos, pues las drogas se podían contaminar con gasolina, o los paquetes se podían abrir y dejar salir su contenido, o, como en el caso de Medina, podían ser descubiertos por policías intrépidos o con información de buenas fuentes. Dado que no dio una justificación satisfactoria sobre el origen del dinero, Medina fue arrestado y el efectivo le fue confiscado, como dice en la acusación.

La policía llevó a Medina a la estación Nueva Londres, donde se puso en contacto con Cabaña para contarle lo que había sucedido. Cabaña, a su vez, llamó al congresista Ulises Quintana. En muchos países suele haber un intermediario entre personas como Cabaña y Quintana, alguien que puede dificultar el seguimiento de este tipo de acuerdos bajo cuerda y facilita la subversión sistemática de la justicia. En Paraguay los dos hombres hablaron directamente con una informalidad que indicaba que se comunicaban a menudo. Y en efecto lo hacían. En este caso, el dinero estaba relacionado con un cargamento de droga que ambos estaban coordinando.

“¿Está todo limpio eso o hay que maquillar?”, preguntó el congresista, según una grabación incluida en la acusación y que más tarde se filtró a la prensa.

No todo estaba limpio, le dijo Cabaña.

La camioneta del capo narco en poder del deiputado, Ulises Quintana.

Quintana envió dos abogados, uno de los cuales trabajaba en el Ministerio Público en Ciudad del Este, para que negociaran la liberación de Medina y aseguraran el dinero. Se necesitaban algunas cosas, US$6.000 para ser exactos, que los abogados pagaron al oficial a cargo, dice la acusación.

Poco después, Medina salió de la comisaría y volvió a su Fiat para continuar el viaje.

Los fiscales sostienen que Cabaña financió la exitosa candidatura de Quintana al Parlamento “con el único propósito de utilizar su investidura, tantas veces como fuera necesario, [para ayudar] a que la organización criminal ejecutara sus actividades ilegales sin ninguna dificultad”.

Con el tiempo, esta relación evolucionó, y lo que comenzó como un toma y daca se convirtió en una relación comercial, como afirman los fiscales. Fue esta relación comercial la que llevó a que diego Diego Medina realizara el viaje de Ciudad del Este a Asunción con US$190.000 el 28 de agosto de 2018. Y fue este mismo viaje el que significó la caída de ambos hombres.

Comments

comments