“SILENCIOSA” y SUGESTIVA intervención en el aeropuerto GUARANI

1157

Una comitiva fiscal, se presume que vino de Asunción, realizó el martes 10 de setiembre una silenciosa, pero sobre todo sugestiva intervención en el aeropuerto Guaraní. El Ministerio Público no informó nada, ni la Aduana. Fueron verificados, supuestamente cargas, de EMUKU S.A. y Valentina. Todo indica que siguen los esquemas de ingreso irregular de mercaderías mediante el pago de coima a los aduaneros que sería manejado por el administrador Miguel González Avila.

Todo el procedimiento se hizo con total hermetismo. Lo que llama la atención es que las cargas verificadas no fueron aún despachadas, por lo que no se puede decir que hubo contrabando. Pero existen todo un esquema de ingreso de cargas sin el pago de los tributos correspondientes que es manejado por los aduaneros, encabezados por Miguel Avilas, quien es el administrador.

El procedimiento se inició silenciosamente mientras en la zona céntrica de Ciudad del Este, había enfrentamiento entre paseros y efectivos policiales.

Debido a la forma en que se hizo el procedimiento en la terminal área genero todo tipo de suspicacia.

El control de las cargas se hizo hasta cerca de la noche y no se informó la nada en relación al procedimiento.

Los pocos datos a los que se pudo acceder dan cuenta que las cargas que fueron sometidas a verificación estaban consignadas a EMUKA S.A., que es una firma que trae cargas consolidadas, o sea para varias firmas comerciales de CDE.

Y la segunda es la firma Valentina, que trae equipos electrónicos y juegos electrónicos, de acuerdo a los escasos datos.

El resultado del procedimiento no se pudo saber. Inicialmente se dijo que podría tratarse de piratería, pero las cargas vinieron de Miami (EE.UU.), y de allí no puede venir productos truchos por las autoridades estadounidense no lo van a permitir.

Pero sin duda existe toda una rosca que sigue operando impunemente en el aeropuerto Guaraní y deja pasar mercaderías de contrabando. El principal responsable sería el administrador de la Aduana, Miguel González Avila.

Comments

comments