Sorpresivamente Aduana suspendió control “APRIETE” a importadores de CDE

526

La Aduana sorpresivamente suspendió en la mañana de martes 11 de febrero de 2020, la medida por la cual se dispone la “inmovilización y verificación” de cargas de tres importadoras de Ciudad del Este. Las mercaderías llegaron el lunes 10 de febrero al aeropuerto Guaraní de Minga Guazú. Claramente la determinación era con el objetivo de “apretar” a los importadores.

Despachantes de aduanas confirmaron que la medida adoptada por memoradum 039 de la Dirección de Fiscalización de la Aduana quedo sin efecto. No existe una explicación por la cual primero ordenan un riguroso control, y luego deciden suspender. Todo en cuestión de horas nada. ¿ Hubo arreglo…?.

Hay recordar que existe todo un esquema manejado por importadores y aduaneros para dejar ingresar mercaderías de contrabando usando diferentes maniobras.

La Dirección de Fiscalización de Aduana había ordenado la “inmovilización y verificación previa” de las cargas de tres importadoras en el aeropuerto Guaraní.

El memorándum 39/2020 fue remitida por Francisco José Sánchez Medina de la Dirección de Focalización de la Aduana, a Luis Tadeo López Ayala, del Departamento de Análisis y Gestión de Riesgo. Tiene fecha 10 de febrero de 2020.

En el documento se ordena la retención de cargas que llegaron al aeropuerto Guaraní, ubicado en el Km. 26 de la Ruta VII (Py 02) en el municipio de Minga Guazú. Las firmas afectadas son:

Transway S.A.

Master Cargo Logistic S.R.L.

Panorama Cargo S.A.

No se menciona que tipo de mercaderías son. Pero los mismos vinieron de Miami (EE.UU.), de acuerdo a lo informado. La mayor parte de las cargas que llegan en el aeropuerto Guaraní son puesto e tránsito hasta la zona Franca Global, ubicado en el Km, 11,500 de Ciudad del Este. Con esto evitan los controles.

Con el control de las cargas retenidas deberá realizarse con la presencia de funcionarios de la Subsecretaria de Estado de Tributación (SET), de acuerdo a la disposición de la Dirección de Fiscalización.

Para los despachantes de Aduana no hay dudas de que se trata de una apriete más de la aduana.

Explicaron que solamente ordenan la retención de las cargas para verificación de solo algunas importadoras, y no así todas como debería ser.

En el aeropuerto Guaraní desde hace años opera una rosca de funcionarios aduaneros que meten cargas de contrabando, usando diferentes sistemas. Ahora para facilitar el negocio y sacarse de encima los controles cruzados remiten todas las mercaderías a la zona franca Global desde donde son sacados a “cuenta gota”, de acuerdo a los datos. Existe una gran evasión y jugosas coimas para los funcionarios de las Aduana.

Comments

comments