Vehículos de la Itaipú al SERVICIO de PRIVILEGIADOS FUNCIONARIOS

396
de compras en el centro de CDE con vehículo de la Itaipu

La Itaipú pretende aumentar más su flota de vehículos que en gran parte está al servicio de sus privilegiados funcionarios. Rodados lujosos con combustible incluido para ser utilizado como particular. En la margen brasileña terminaron con este despilfarro y grosero abuso con el dinero público. El actual director paraguayo de la Binacional, Manuel María Cáceres, tiene la excelente oportunidad de demostrar patriotismo y cortar con estos desvergonzados privilegios en detrimento de una población que clama por medicamentos e insumos.

En Ciudad del Este y su región metropolitana se puede ver como los funcionarios de la Binacional, con sueldos estratosféricos, abusan de los vehículos de la Entidad. Sin duda es un grosero despilfarro del dinero público.

La Binacional que ya contrata a empresas privadas para el servicio de transporte, tiene una flota de vehículos que no precisamente son usados para el trabajo. En la mayor parte son destinados para otros menesteres particulares de los funcionarios.

La Binacional está comprando nueva flota de camioneras 4×4, mientras la población desesperada clama por medicamentos e insumos en los centros asistenciales público debido a la pandemia del coronavirus.

En el Brasil en una actitud patriótica y en favor del pueblo decidieron cortar todos los privilegios con los vehículos. En la margen izquierda ya nadie usa como suyo ningún rodado de la Binacional. Todo el funcionariado usa el sistema de transporte colectivo de la Itaipú, y solamente aquellos quienes tienen funciones delicadas puede tener el servicio de vehículos, pero con chofer y esta disposición de varios.

Mientras en el lado paraguayos los funcionarios van de compras, de farra, o de paseo con la familia. Quien paga la cuenta es la población.

El director general paraguayo Manuel María Cáceres tiene la excelente oportunidad de emular a sus pares brasileños y cortar con todos los privilegios, entre ellos el de los vehículos.

Esta es una forma grosera en que se dilapida el dinero que podría estar siendo utilizado para medicamentos, insumos y equipos en los centros asistenciales.

Hasta el momento ninguno de los anteriores directores quiso tomar esta medida patriótica y decidieron ser uno más de los vendepatrias.

Ahora usted tiene la lapicera Manuel María Careces. El pueblo espera.

Manuel María Cáceres

Comments

comments